Mi rutina de locura con adolescentes



Hace dos semanas compartí en nuestro grupo de apoyo un poco de como es un día en nuestro homeschol.

Aunque nuestra rutina ya está muy acomodada con mis hijos grandes y todo funciona como un engrane me puse a analizar lo que estaba compartiendo de mi vida y me pareció una locura.

Desde hace 4 años mis 4 hijos estudian música, conforme avanzaron entraron a la orquesta infantil y después a la juvenil, incluso ahora los mas  grandes estudian técnico en música y esto implica muchas horas tanto en los traslados como en la espera, materias, tareas, y exámenes, ensayos, material y mil cosas un poco parecidas a la escuela pero con la diferencia que todo esto está enfocado a un gusto y a algo particular.


Con todo esto mis días se han convertido en una locura en comparación con mis primeros  5 años de homeschool cuando todo era dentro de la casa sin prisas ni caos.

Nuestra rutina

 8 am a 11 am-  salgo a caminar, desayunamos y limpiamos la casa. Después mis hijos ensayan sus instrumentos y leen sus lecturas personales.

11 am a 3 pm - Formación espiritual, Historia, matemáticas, ingles, ortografía, tareas de música y proyectos personales.

De 4 pm a 9 pm- violín, piano, batería, orquesta, escultura, solfeo y canto. A esa hora llegamos a cenar, platicar 😊y dormir. Y todo lo que no alcanzo a hacer entre semana lo hago el fin de semana.

Por un lado extraño esa etapa de mucho Montessori, manualidades, juegos, lecturas y arte,  pero nunca estuvo en mis planes que mis hijos aprendieran todo y se desarrollaran sin salir de casa.


Tan planeada tenia yo mi vida que desde que mi hija mayor tenia 5 años sabia el lugar exacto en el que quería que todos estudiarán arte y ahora uno de ellos ya lo hace.
Tenia planeado que todos aprendieran a tocar un instrumento y la orquesta y estudios de música mas detallados se fueron dando, y aprovechamos la oportunidad.
Casi todo lo que ahora hacen mis hijos o están desarrollando lo puse en mi plan de homeschool y en manos de Dios con mucha anticipación. Así que no me puedo quejar del todo en lo que se ha convertido nuestra vida.
Se que las bases de lo que ahora somos se deben a esos primeros 5 años de formar lazos fuertes con mis hijos, desarrollar hábitos y virtudes, enseñarles de nuestra fe y a vivir el homeschool tan en familia siempre juntos y con mucha paz.
Extraño a esos pequeñitos pero los disfruté al máximo así como ahora disfruto a mis adolescentes con todas sus locuras, sus largas charlas entre hermanos, sus risas, ocurrencias y sus bromas.

 Me siento satisfecha al verlos mas independientes,  maduros y responsables. Todos ayudando  en todas las labores de limpieza del hogar y a cosas que los hacen madurar y ser útiles, como a prender el boiler, ir en bici a la tienda, preparar comidas completas, poner un garrafón, abrir la casa o mi cuarto cuando dejo las llaves dentro 🙈.  Y hasta me auxilian  a moverle al motor de la camioneta cuando no quiere prender 😆.
Nos han apoyado a pagar con su propio dinero algunas cosas de la casa, y en ocasiones se compran su propia ropa, libros y  algunas golosinas,  son mi mano derecha en todo. Ahora que lo veo escrito hemos formado jóvenes muy responsables y útiles con la ayuda de Dios.
La etapa con adolescentes resultó ser sencilla después de que encontré la manera de que me escucharan y enseñarlos a pensar, analizar y profundizar en todo basados en las verdades de nuestra fe.
Muchas cosas han resultado ser muy beneficiosas en su formación, como tener pláticas sobre algún video educativo una película con valores o  narraciones de algún libro profundo, todo esto unido al ejemplo de buenas amistades de homeschool  y maestros resultaron ser la combinación perfecta para educar a mis hijos mayores.

Paso mucho tiempo hablando y hablando a veces mas del que quisiera pero siempre siendo ejemplo de lo que les predico.

Algo muy importante es darle a cada uno su tiempo a solas y esto   se ha facilitado mucho en nuestra rutina de locura, pues aunque las mañanas son deprisa y sin tiempo  que perder, en las tardes tengo mis momentos de charlas educativas que se prestan mucho  entre las largas horas de los trayectos en el carro así como  en el lugar en el que pasamos nuestras tardes- noches.


Empecé hablando de nuestra rutina de locura pero termino pensando que esta locura es nuestro homeschool completamente enfocado en el desarrollo de los dones que Dios les dio a mis hijos. Porque si de algo se les ha echo conscientes en casa es que todas las oportunidades que están teniendo de estudiar tendrán que agradecerlas poniendo su educación al servicio de Dios y de su prójimo.

El papá y el homeschool con adolescentes




Una parte trascendental  con mis adolescentes ha sido mi esposo, si bien no estuvo muy involucrado en su educación de pequeños ahora de grandes el tiene mas peso en ellos que yo.

 Mi esposo es la cabeza del hogar y como tal mis hijos lo respetan y admiran. Pero no por miedo sino por amor pues Moy no es duro,  es muy bromista con ellos, es divertido y ocurrente, todos los días son una fiesta cuando están los 5 juntos, sino están escuchando una canción están viendo un video, diseñando en el cel  o les está leyendo algo de Dios.
 Me encanta observar a mi esposo lo mucho que disfruta  hablar con ellos ahora que puede abarcar muchos temas, nunca pierde la oportunidad de enseñarles valores y virtudes profundas. Mi esposo es una bocanada de aire puro, esta lleno del amor de Dios y tiene mucho para compartir. Moy trabaja demasiado y  nunca se le ve enojado o triste, yo admiro tanto su fortaleza y su alegría y se que no puede venir mas que de Dios. A mi me ama tanto y yo a el que aun suspiro al verlo y deseo pasar con el cada oportunidad que tengo, cada día. Es mi mejor amigo  y  mis hijos lo ven, es un padre integro, que ama y respeta mucho a Dios, es una bendición para nuestro Cielo en Casa.




Mi locura de vida y rutina tal vez no son tan malas después de todo, Dios nos ha dado demasiado y tenemos que trabajar para no tener tiempos de pereza, servir a nuestro prójimo y aprovechar todas las oportunidades que nos da.
Tal vez en unos años vuelva a la tranquilidad y rutina de los primeros años con mis hijos casados o consagrados a Dios y disfrutando a mis nietos.
Love homeschool Católico ❤